NUESTRA HISTORIA

EMPRESA

NUESTRA VISIÓN

PLANTA

Posicionarnos como la mejor Casa Cervecera Nacional

LA MESTRA HISTORIA

Por años dos amigos competían entre sí con sus cervezas artesanales. Mínimas producciones domésticas, donde probaban la alquimia necesaria para convertir agua, cebada, malta y lúpulos en el dorado y milenario brebaje.

Desde esos tiempos con cada trago crecía el sueño de una cervecería, de poder compartir masivamente los sabores que lograban y finalmente el sueño de poder vivir haciendo lo que más les gustaba. Así surge  la idea de crear Casas Cerveceras a lo largo del país, cuyo objetivo es producir Magníficas “Cervezas Chilenas”. De ahí también nace el nombre Mestra, de la intención de hacer la cerveza Mestra de Chile e instalar un standard para la producción local.

Esta fue la inspiración para desarrollar el proyecto creando Casas Cerveceras en puntos de nuestro país. Así cada una de ella tendría un acento que identificaría su producción con el territorio donde habitaba. Por eso la cerveza es del sur con sus raíces y sus aguas estuvieron en Frutillar, centro de la actividad cultural, turística por excelencia y lugar de conservación de las tradiciones alemanas del sur de Chile. Esta zona es reconocida por la hermosura de sus paisaje, su vegetación imponente y la pureza de sus aguas, ingrediente fundamental para producir las cervezas más extraordinarias del sur del mundo.

Los sabores y tradición de las cervezas del valle central con sus aguas de profundas napas y su clima marcado por cuatro bien definidas estaciones tuvieron cuna en Casa Malloco. Emplazada en los terrenos que alguna vez pertenecieron a la familia Alessandri. Con el correr de los años, Malloco se ha transformado en centro neurálgico del mundo cervecero de la región, es aquí donde se celebra año a año la Fiesta de la Cerveza y es aquí donde Cervezas Artesanales cuenta con sus instalaciones de esta CASA, planta cervecera y oficinas centrales.

La tercera etapa del sueño sería Casa Atacama. Ahí vería la luz la Cerveza con el sabor del Norte. Sol y desierto conspirarían para lograr un placer en el paladar pero esta tercera etapa dormirá por un tiempo más.

Mestra: avanzada tecnología, riguroso control y reconocido talento.

Planta

Al sueño de los amigos se sumaron otros socios, y el sueño hoy crece con una nueva fuerza y bajo un nuevo nombre. “Cervecera Mestra”. Mestra, como la marca de la primera cerveza de este emprendimiento. Un tributo a esa marca que fue el pilar sobre el que se fundó esta compañía.

Hoy contamos con una gran planta en la comuna de Maipú, única con todos los permisos de operación y con todas las características y posibilidades que un buen cervecero quiere para su producción. Pozos profundos de agua que permiten una calidad controlada y mínimas desviaciones de sabor. A esto se suman las instalaciones con la más avanzada tecnología disponible, el reconocido talento de nuestro enólogo y un riguroso control y selección en las materias primas de nuestra cervezas.

Y otro sueño cumplido: una planta ecológica, de bajísimo impacto ambiental con una planta propia de tratamiento de aguas.